La ciudad de los niños tristes, una exploración en la melancolía de Álvaro Díaz

La ciudad de los niños tristes, una exploración en la melancolía de Álvaro Díaz

Quizás Álvaro Díaz no posea una legión masiva de fanáticos como otros artistas del momento: Bad Bunny, Anuel, Ozuna, J Balvin, etc; pero su último EP La ciudad de los niños tristes (2020) es de las mejores producciones que se han publicado en lo que va del año. ¿Sorpresa? Para quien ha revisado su discografía no lo sería tanto.

Antecedido por Wavy pa’ las bbys (2019), La ciudad de los niños tristes es uno de los cinco EP’s pertenecientes al álbum Diaz Antes que según comentó el artista en Twitter, les seguirán Gata gangster, Siempre en el meneo y Salsa golds. La idea de estas cinco piezas es emular a las emisoras de radio: “Siempre había tenido un concepto de hacer un programa en Apple Music, quería hacer un episodio mensual donde pusiera música nueva, anuncios estilo Grand Theft Auto, estrenos, y lo acoplé al disco. Esto era perfecto porque entonces puedo tener diferentes emisoras de radio —ya que Álvaro no suena en la radio—, pero puedo sonar en cinco estaciones y así lo divido con Alvaritos diferentes”, le contó a Slang.

Álvaro ha demostrado más de una vez que maneja bien los conceptos en la música y con este proyecto deja una muestra más de ello. La ciudad de los niños tristes es una emisora basada en canciones que viajan por la melancolía del desamor, la dopamina liberada al encontrar tu alma gemela y el deseo de un amor imposible. Díaz expone su lado más honesto y sentimental en un estilo similar al fenómeno en las plataformas digitales lofi hip hop, con tonos bajos que mantienen ese ambiente nocturno, ritmos de sintetizadores bien marcados, acompañados por un piano en casi todos los temas.

‘LA CIUDAD DE LOS NIÑOS TRISTES’ AM

Aunque el orden en el EP sea diferente, quiero iniciar este artículo con Gongoli, sencillo con el cual el sello discográfico White Lion Records lo presentaría como nuevo artista de la compañía, pero tras no concretarse dicha vinculación, esta quedó guardada hasta ahora, razón por la que Álvaro le tiene un cariño particular a la canción producida por Kyoshi Reyes.

En los pasajes psicodélicos del beat, el productor toma elementos del EDM y el rock alternativo, mientras que la cuota de hip hop la pone Díaz con su flow al rapear. La armonía que se logra entre estos complementos evidencia lo que vio Residente y la gente de White Lion para que éste fuera el tema insignia de Álvaro.

Gongoli, a demás, es el resultado de pequeños «cantitos» escritos por Álvaro en diferentes momentos de su vida. El rapero ha revelado en varias entrevistas la costumbre de unir sus prosas apátridas para luego transformarlas en una sola canción.

Por otra parte, Reina pepiada es quizás la canción que más pasa desapercibida. El ritmo tiene este estilo lofi apoyado en rasgueos de guitarra eléctrica, ambientando el deseo de un chico por alegrar la amarga vida de su amada.

Reina pepiada tiene el plus de ser compuesta en el momento en que Álvaro Díaz residía en Los Ángeles y sentía los estragos y la dificultad de estar lejos de casa, tal como le comentó en una entrevista a Karla Figueroa del medio digital Pelea. Fue en esas condiciones que encontró el momento propicio para crear esta y dos canciones más que hacen parte de La ciudad de los niños tristes.

Entrevista a Álvaro Díaz en Pelea.

No te quiero perder es el único reggaetón/dancehall y no por eso desentona en el ambiente melancólico del EP. La producción que está a cargo de Tainy cumple un rol clave en La ciudad de los niños tristes, pues es la primera canción que contextualiza el concepto de estación radial bajo un tópico romántico y sentimental.

En el último minuto del tema, un radioyente llama a la emisora para dedicarle una canción a su novia que lo bloqueó, probablemente, por alguna pelea, y gana dos boletos para un concierto de “Sousa sinfónico: con la orquesta sinfónica de la Florida”. La construcción de la idea central de La ciudad de los niños tristes se fortalece con estos fragmentos explícitos en No te quiero perder y posteriormente en Marla Singer.

Sin embargo, hay otra característica que salta a la vista y es la conexión de las producciones de Álvaro Díaz que solo sus seguidores podrían identificar. La primera estrofa de No te quiero perder es la misma que cierra Una vez más (2017) marcando así una relación entre canciones publicadas en espacios de tiempos prolongados; pero este no sería el único mundo al que pertenece este último tema.

El último baile es el final de una serie de canciones que giran en torno a un personaje ficticio: Mía Wallace. Para cualquier fan de Díaz probablemente no sería complicado saber cuáles son los otros temas que componen la secuencia, pero el nuevo adepto debe indagar hasta toparse con La canción de Mía (Parte 4) (2018), la antes mencionada Una vez más, Piso 13 (2017) y el feat con Randy Miles de mujeres (2014). Cada uno de estos singles cuenta con ciertos detalles en su producción musical y audiovisual que conectan uno con otro.

Estas canciones forman parte del universo de Mía Wallace, el personaje de Uma Thurman en la película Pulp Fiction (1994) que Álvaro adoptó para darle vida a una historia inspirada en una de sus experiencias. Así también sucedió con la esposa de Tony Montana en Scarface (1983) Elvira Hancock: Elvira Hancock (2015), La pistola de tu papá (2016), Sabor a ti (2016), y parece ser el mismo futuro para el último tema de La ciudad de los niños tristesMarla Singer, personaje cinematográfico protagonizado por Helena Bonham en Fight club (1999).

Álvaro Díaz va dejando pequeños dulces en sus temas para que el público siga las pistas e inconscientemente se vayan adentrando en la discografía del ‘negrito’ de Hato Rey. Estrategia o no, es una forma peculiar de atraer fanáticos.

De esta manera termina su EP, con Marla Singer como el inicio de una nueva historia sobre este personaje y de la siguiente emisora radial. Al finalizar este R&B, nuevamente pasamos a esta simulación de radio antigua y en el cambio de dial nos topamos con un anuncio y promoción de una fiesta de perreo; el preview de Gata gangster.

En una época en la que vuelve a hacerse tendencia lanzar discos, es interesante ver que existan exponentes como Álvaro Díaz que apuestan por lo conceptual, trabajando una idea en general y reforzando la premisa en cada tema del tracklist. Hace falta ese equilibrio en la oferta de los artistas urbanos para brindarles algo diferente a su público de vez en cuando.

Díaz antes es el primero de los tres discos por los que Álvaro Díaz firmó con Universal Music y entre el lanzamiento de ellos habrán EP’s que irá soltando en los interludios, así que estaremos expectantes a las próximas propuestas del rapero boricua.

Sigue a Ángel Monteza en Instagram y Twitter

1 thought on “La ciudad de los niños tristes, una exploración en la melancolía de Álvaro Díaz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *