¿Qué esconden las canciones de Luigi 21 Plus?

¿Qué esconden las canciones de Luigi 21 Plus?

OBSCENIDAD

Como toda corriente musical, el surgimiento y consolidación del reggaetón en el mundo de la música produjo sus propios anticuerpos, detractores y críticos. Es de conocimiento general que géneros como el jazz, el rock o el hip hop recibieron sendos ataques de parte de los puristas de la música y que desde ya hace algunos años el reggaetón se ha convertido en su blanco favorito. Pornográfico e inmoral son solo algunas de las calificaciones que se le ha dado.

Dentro de tantos términos tomaremos uno: obsceno. Conozcamos que existe una acepción que se nos escapa a la ya sabida definición de “impúdico, torpe y ofensivo al pudor”.

Lo obsceno es lo que no se muestra abiertamente, lo que se esconde u oculta. Por eso se ha creído dable emparentar obscenus con obscurus, no obstante ser etimológicamente incierta tal relación. (…) Las cosas obscenas deben permanecer obscuras, es decir, ocultas. (…) Lo obsceno es lo que no se puede hacer en cualquier parte ni en cualquier ocasión ni ante cualquier persona. Lo obsceno es lo que no aparece en las tablas del gran teatro de la vida, lo que no se publica en el escenario de la cotidiana existencia. (Denegri; 24-25)

El polímata Nietzsche (1844 – 1900) presentó la dicotomía apolíneo/dionisiaco para confrontar la racionalidad y la sensualidad; la mesura y el goce. Ha querido el pensamiento occidental en su matiz judeo cristiano, negar y satanizar aquella parte de nosotros que es el cuerpo en beneficio del alma, negando y abjurando la corporeidad. Las castas clericales han buscado prohibir la sensualidad, es decir, obscurecerlo. Sin el cuerpo, sin el goce, la vida no sería lo que es. Los años han visto al hombre luchando contra la represión corporal, en búsqueda de plena libertad sobre su cuerpo.

BELLAQUEO

Hagamos un ejercicio, cuántos podrían adivinar en qué momento de la historia fue producido el siguiente poema y veremos si aún pueden seguir justificando sus prejuicios contra del reggaetón:

Mete un dedo en mi culo, papacito,

y clávame la pinga poco a poco;

alza bien esta pierna y haz buen juego,

menéate después sin cortesías.

Que, por mi fe, este es mejor bocado

que comer pan tostado junto al fuego;

si el bollo te disgusta, cambia el sitio,

que no es hombre quien no bugarronea.

─ Esta vez quiero hacértelo en el bollo,

la otra en el culo, la pinga en bollo y culo

me hará feliz y a ti te hará beata.

Quien quiere ser un gran maestro es loco,

y es sólo un pajarito pierde-tiempo,

que en todo se solaza y no en singar.

Que la palme en palacio

el cortesano, y espere que alguien muerte:

yo en darme a la lascivia sólo pienso.

Si acaso pensó que lo anterior fue una canción de reggaetón que hasta ahora desconocía, déjeme decirle que el poema es parte de Los sonetos lujuriosos de Pietro Aretino (1492 – 1556) representante del renacimiento italiano. Obra compuesta para describir una serie de grabados pornográficos. ¿Qué estoy tratando de decir? En primer lugar, ya debe alejarse aquella idea por la cual el arte solo debería dedicarse a lo más “puro”. Aquella afirmación solo puede ser reproducida por quienes ignoran la historia del arte (porque el reggaetón es arte, si acaso aún quedan algunos que quieran negarlo). La reprensión y señalamientos de que ha sido objeto el reggaetón algo o mucho tiene que ver con la imposibilidad de ver la sexualidad como algo esencial y normal en la vida. El estigma cristiano nos lleva a burlarnos (la risa como autodefensa) o hacer alguna mueca escuchando letras como la siguiente:

Ella quiere sexo, yo bellaquera

Darte como una perra, como una cualquiera

Jalarte por el pelo, agarrarte por el suelo

Usarte como escoba, aúlla como loba

Uh, me la chupa, me la soba

Uh, y la leche me la roba

Ella se hace la más boba

Mal parida, piroba

La groupie (De La Ghetto ft. Luigi 21Plus, Ñejo, Nicky Jam y Ñengo Flow)

Acaso forzamos la analogía al decir que, a la manera de Pietro Aretino, Luigi 21 Plus (Hiram David Santos Rojas; San Juan, Puerto Rico, 27 de abril de 1977) produce con su lírica aquel viejo rechazo contra la sensualidad. Exponer las llamadas bajas pasiones (o deberíamos decir las obscuras pasiones) de los hombres, son una constante en su producción musical. Para el puritanismo imperante todo acto sexual que no tenga como fin la reproducción, debería ser ocultado pues como dice el dicho “Dios perdona el pecado, pero no el escándalo”. Mucho tiempo después dirá el padre de la sexología, Alfred Kinsey (1894 – 1956) que el único acto sexual innatural es el que no puede realizarse.

Luigi 21 Plus introduce el término que nos venía faltando: bellaqueo. Derivado de “bellaco” cuya primera acepción es “malo, pícaro, ruin”, nuestra palabra queda asociada a ese lado del hombre del que veníamos hablando, esa parte que busca ser reprimida y ocultada. A través del arte, las “bajas pasiones”, el mal, la obscenidad, buscan liberarse.

Tienes demasiadas fantasías sexuales

Pero eres tímida y de tu casa nunca sales

Por eso te masturbas a solas

Eres una enferma sexual y que se jodan

Te gustan las películas porno

Te calientas más que un horno

Por eso no se hace las uñas, para evitar

Por si ella misma se aruña

Tiene vibradores, colecciona condones

Tu misma te mamas, tus mismos pezones

Y cuando escucha mis canciones, se excita

Y se empieza a trastiar la abichuelita

Imagínate tú (Luigi 21 Plus)

Luigi 21 Plus se autodenomina “El boquisucio” porque no solo se sirve de su lírica para exponer los deseos masculinos y femeninos (como los demás exponentes del género) sino que mediante ella intenta y logra provocar y escandalizar al mundo de la música mainstream. Una visión del como la suya de la sexualidad no suele compartirse en una reunión familiar.

Es extraño que Luigi 21 Plus haya aparecido en las radios y los rankings colaborando con destacados artistas del género, presentando lo mejor o peor de su lírica, pero que su producción en solitario sea pasada por alto. Luigi 21 plus es el epítome del parental advisory, las radios y él lo saben.

Buenas, cómo están los indecentes

los que nadan en contra de la corriente

los que viven su vida, abiertamente

demente, sin importar lo que diga la gente

las críticas, siempre existirán, dirán o no dirán

hablan mierda dirán, pa la mierda se irán

los que piensan igual que yo, 21 Plus dirán

una vida sin tapujos,

tan real que como a tu novia se lo empujo

tan real como que te echaron un brujo

real la verdad en la cara te la estrujo

Soy el que tu padre no te deja escuchar

dicen que te puedo influenciar

pero y que les pasa a ellos

si ellos cuando tu edad tenía

quien sabe las cosas que hacían

Llegó el patán (Luigi 21 Plus)

En tiempos de lo políticamente correcto y snowflakes a por montones, podríamos asegurar que Luigi 21 Plus no abandonaría su esencia para complacer al gran público. El estilo es algo que se trabaja y nuestro artista sabe que cambiar ahora sería traicionarse y traicionar a quienes encuentran en su producción otra forma de ver la sexualidad.

Un tema que no podía obviarse son las críticas acusan a Luigi de rozar y caer explícitamente en la misoginia. Aunque hoy en día es un término muy manoseado no hay que apuntar a los que encuentran en el arte una forma de expresarse mientras dejan libre a los verdaderos abusadores de mujeres. Sin ningún temor a las represalias y bancándose las críticas que inevitablemente continuarán llegando, Luigi 21 Plus continuará exponiendo lo que antes estaba oculto, duela a quien le duela.

Sigue a Michael Venegas en Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *